Enseñando al Presidente

El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, visita Medio Oriente para escuchar a sus aliados sobre la mejor manera de endurecer las sanciones a Irak. No les parecen eficaces los bombardeos y el embargo que padece el pueblo iraquí.
Bush ha reconocido que los bombardeos sobre barrios de Bagdad del pasado día 16 - a pesar de que sólo el 40 % de los misiles alcanzaron sus objetivos - cumplieron sus expectativas: enviar un mensaje a Irak de que EE.UU. pretende permanecer en esta región y que no tolerará amenazas a sus pilotos en el curso de sus humanitarias misiones de matar a civiles en territorio soberano iraquí, aún fuera de la zona de exclusión.
También advirtió a China de que sus técnicos no pueden asesorar a los irakíes en la defensa antiaérea porque amenazan a los pilotos americanos e ingleses. Hace unos días volvieron a bombardear con misiles AGM-154, de 300.000 dólares cada uno, cuya eficacia se está ensayando en la región. Por eso fallan centenares de metros y no alcanzan objetivos militares, como llaman a los radares de defensa antiaérea. Matan y hieren a civiles pero no son más que "daños colaterales". Dos tercios de un país soberano han sido declarados zona de exclusión para probar las nuevas armas y sostener otra guerra de agresión y exterminio.
La verdadera razón de los últimos bombardeos parece ser enseñar geografía al presidente Bush, aprovechando los viajes de Colin Powell.
¿Sabrá Bush donde quedan Chiapas, la región del Caguán, Porto Alegre o Caracas? Esperemos que sus maestros de geografía cambien de sistema educativo.

José Carlos Gª Fajardo

Este artículo fue publicado en el Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS) el 23/02/2001