Cuba en la encrucijada

"¡Cuida bien de este día (Este día es la vida, la esencia misma de la vida. En su leve transcurso se encierran todas las realidades y todas las variedades de tu existencia: el goce de crecer, la gloria de la acción y el esplendor de la hermosura".)
Este "Saludo del alba" me lo entregó un profesor, Voluntario social de Solidarios en Cuba y que pertenece como otros muchos al Partido Comunista. En cada encuentro con docenas de Voluntarios Solidarios repiten que la realidad del Voluntariado es lo que tantas personas en Cuba buscaban sin saberlo o bajo otros nombres que implicaban la adscripción a una ideología con la consiguiente negación de las demás. Van comprendiendo que se puede ser Voluntario Social sin tener que pertenecer a ninguna adscripción política o religiosa. Ni que tampoco es obstáculo el pertenecer a ellas.
Lo difícil es que lo entiendan algunas personas ancladas en la rutina política. Una vez más, los jóvenes enseñarán a los mayores. Tal como habían hecho a los comienzos de la revolución. A medida que pasa el tiempo muchos ven que no son incompatibles los ideales de la revolución con los anhelos de la transformación al adecuarse a las realidades de los tiempos.
Esta es mi creciente experiencia de los cubanos en los repetidos viajes que me llevan allá acompañando cargamentos de medicinas para sus hospitales o de libros para los niños de sus escuelas o material de laboratorio para sus centros de medicina verde.
Citan a Martí, citan al Ché y respetan a Fidel... pero cada vez van sintiendo más hambre de otras realidades que les niega la propaganda y les distorsiona la realidad de sus logros en la sanidad y en la alfabetización y acceso a los estudios superiores.
No existe un sólo país, en el Tercer Mundo, con una organización sanitaria semejante extendida a toda la población, tanto en el campo como en la ciudad. Ningún país puede rivalizar en disponer de un médico por cada 124 familias desarrollando la medicina preventiva.
El drama es que no disponen de medicamentos suficientes ni de lo necesario para que funcionen como quisieran sus centros sanitarios, hospitales y quirófanos. Se las ingenian de manera
que la antigua medicina verde, controlada por médicos y farmacéuticos supla, con las modernas tecnologías, las deficiencias que desesperan a los médicos encargados de diagnosticar dolencias para las cuales no pueden prescribir los fármacos adecuados.
Por eso es tan reconocida por las autoridades sanitarias la eficaz ayuda que Solidarios les envía mediante el Puente Solidario al igual que hacemos con más de 40 hospitales y centros sanitarios en otros muchos países de América y de Africa.
El pueblo cubano despierta de un largo período que pide evolucionar y conservar lo mejor de las conquistas pero superando las rémoras que se han ido pegando al casco de la nave. Y esto a pesar de las manipulaciones de la realidad como la aparecida el 4 de enero en el Diario Granma bajo el título ")Sociedad civil o gato por liebre?" y firmada por Raúl Valdés Vivo.
Bien está que muchas Organizaciones No Gubernamentales nos esforcemos hasta límites de sacrificio por ayudar al pueblo cubano en necesidad pero otra cosa es que aguantemos insultos y descalificaciones nacidas de la prepotencia y de la arbitrariedad.
Ya son muchas las ONGD que han suspendido su generosa ayuda a Cuba por descontento en el trato y en la inseguridad de que la ayuda llegue al destino previsto. Nos importa el pueblo cubano y lucharemos lo que sea preciso y más porque los inocentes están por encima de la ceguera de algunos ideólogos anacrónicos.
Ya nadie es tan simple como para culpar de todos los males al absurdo e injusto embargo americano. Muchas personas hablan con esperanza y son conscientes de que otros muchos cubanos del exilio participarán en la reconstrucción de la nueva realidad en la medida en que se vayan haciendo propicias las circunstancias. Pero también son claros en su condena de los cubanos extremistas que desde el exilio cooperan con otras fuerzas políticas para ahogar al pueblo mientras pretenden asfixiar al régimen.
Pero tener que leer que las ONG's son agentes del "enemigo que pretenden pasar gato por liebre, engañar"...y que "se hacía indispensable poner en onda a los quintacolumnistas internos" y otras lindezas... supera la paciencia de los Voluntarios Sociales a los que el articulista denomina "almas en pena".
Hasta aquí podíamos llegar. Pero seguiremos porque una ayuda inteligente y eficaz es más poderosa que mil discursos políticos.

José Carlos Gª Fajardo