No a la guerra

La guerra de Yugoslavia es inhumana porque sufren los más débiles. Caen los inocentes. Los que mueren no son los militares que dirigen los misiles, ni los pilotos de los aviones, ni los soldados. Las bombas inteligentes están destrozando objetivos que no son militares, sino bienes necesarios para la población, como puentes. Edificios, estaciones, antenas, servicios eléctricos y de comunicaciones, que han necesitado décadas para conseguirse. ¿Bombardeo humanitario.
Daños colaterales, envío de tropas en misión humanitaria'? A estas alturas ya son 200 los civiles fallecidos por «errores" en ataques de la Alianza Atlántica que equivocaron su objetivo.
Decía Napoleón que "para ganar una guerra hacen taita tres cosas: dinero, dinero y dinero". Sin duda. Según las cifras contrastadas del Ministerio de Defensa Británico y el Instituto de Estudios Estratégicos Lehman Brothers. los costes de las guerras en el siglo XX arrojan un balance escalofriante: la I Guerra Mundial costó 320 billones de pesetas: la II Guerra Mundial 576 billones: la guerra de Vietnam.
104 billones: la de Corea 49 billones: la guerra del Golfo 14.6 billones: la guerra del Yom Kippiir. 3 billones, la de Las Malvinas 720 mil millones... Y en los últimos anos. las guerras civiles han costado. 2.3 billones la de Turquía Kurdistán: 1 billón lade Croacia: 480.000 millones lade Bosnia: 11 5.200 millones Georgia: 30.400 millones Moldavia: Chechenia le lleva costados a Rusia 547.200 millones y la revuelta de Albania ha costado 5.440 millones.
Los bombardeos aliados del ataque a Serbia, han costado a la OTAN 648.000 millones en las primeras seis semanas. Para hacernos idea de la proporción, permitidme que os añada esta otra colección de los costes del armamento que se utiliza en ello: un avión B-2 Spint. 232.000 millones: un F-117 Night Hawk. 14.400 millones; un avión Harrier.
4.320 millones, con un coste de 4 millones a la hora: un avión Tornado. 6.400 millones: un helicóptero Apache, 2.160 millones: un submarino nuclear 120.000 millones: un misil crucero.
120 millones: una bomba guiada por láser, 14,4 millones: un misil antitanque 16 millones: y los soldados que intervienen, cuestan 2.160 millones al mes.
Queremos recordar por contraste algunos de los datos del Informe del PNUD de este año. El gasto necesario para cubrir en todos los países empobrecidos la enseñanza básica sería 6.000 millones de dólares: para cubrir las necesidades de agua y saneamiento para todos. 9.000 millones; la salud y nutrición básicas 13.000 millones y la salud reproductiva para todas las mujeres, 12.000 millones.
El Presidente del Gobierno español prometió en el Parlamento 8.000 millones de pesetas para la ayuda humanitaria necesaria en la zona
y las ONG no han recibido esa ayuda. El Gobierno contabiliza como ayuda humanitaria -que debería aportarse como ayuda directa a los refugiados- entre otros gastos, los sueldos de los soldados destinados en Albania.
¿No hay otra salida? Tiene que haber alguna propuesta alternativa.
Quizá si se hubiera gastado hace unos años en la reconstrucción de esos países la décima parte de lo que se está despilfarrando en esta guerra, se les hubiera ofrecido un objetivo común a esos pueblos para superar y trascender, sin olvidar, sus peculiaridades y riquezas culturales y étnicas. Ahora, en este mundo regido por locos, ¿qué sentido tiene que las ONG acudamos a paliar los efectos de las guerras?
Lo mejor sería detener los bombardeos y obligar a negociar. No a la guerra. Las ONG debemos negarnos a participar en esta ceremonia de la confusión. Es hora ya que la sociedad civil se manifieste contra la guerra.
La victoria, nunca trae la paz.

José Carlos Gª Fajardo