RETAZOS 009 Cuidar al idiota

Mientras caminaban por el sendero que acompañaba al río, los dos asistentes recogían moras y arándanos en las zarzas y arbustos que pronto tendrían que recortar. 
- ¡Así sucede con nosotros!, - comentó el Maestro-. Después de dar fruto conviene que nos poden con buena mano para descansar y recuperarnos. Algunos se quejan entonces y, también cuándo quisieran competir en frutos.
- ¿Por qué nos empeñamos en competir? ¿Por qué nos inculcan eso desde que nacemos, si nadie es más ni menos que nadie? - comentó el príncipe médico de largos dedos y manos hechas para otros menesteres.
- Bueno, - intervino Sergei -, todos somos iguales pero unos más iguales que otros, ¿verdad Maestro?
- ¿Tú qué crees, Sergei, amigo, qué es mejor ser listo o pasar por idiota?
- Hombre, Maestro, Alma noble en dónde las haya, yo creo que es mejor que te respeten por sabio y por inteligente.
- Pues escucha esto que le sucedió al Mulá. Solía éste colocarse, junto a su asno, en la plaza del pueblo esperando que la gente repitiese el juego de cada día. Le ponían dos monedas en el suelo mientras le animaban a elegir una. El Mulá, se paraba como si reflexionase ante el alborozo expectante del público y, con un destello en los ojos, elegía siempre la moneda pequeña.
- ¡Pues sí que era listo el Mulá!, - comentó con suficiencia la liebre siberiana -, sí que era listo.
- Cuando entendía que ya tenía lo suficiente, - prosiguió el Maestro mientras saboreaba los arándanos que tanto le gustaban -, se arreglaba su formidable turbante de Mulá y, aparejado su asno, se dirigía a jugar con sus amigos en la Casa de té. 
- ¡Tenía sus vicios!, eh Maestro, y no se los criticas y a mí me pones a caldo cuando practico la misericordia de visitar a los enfermos.
- A las viudas, Sergei, sobre todo a las viudas que te agasajan. Pero déjame proseguir la historia. Un día, le dijo al Mulá un compasivo rabino, "Pero, hombre, Mulá, ¿por qué no escoges las monedas grandes? "¿Para qué?, - respondió sonriente el Mulá -". "Pues así tendrías muchas, no tendrías que trabajar, pasarías más tiempo en la Casa de té y harías lo que te diera la gana". "¿Sí?, - le preguntó con algo de sorna Nasrudín -. Si hiciera eso, nadie me tendría por bobo y ya no me echarían monedas para reírse cada tarde en la plaza después de comprobar que era más idiota que ellos. Así, ilustre rabino, puedo seguir haciendo lo que me da la gana. ¡Cuidando mi bobería para que me dure más, como toda enfermedad bien cuidada!"
Ting Chang se reía con ganas, mientras comentaba, "¡Sí que era listo este Mulá! Las enfermedades no se tienen, ¡se cogen!"
- ¿Cómo es eso?, - preguntó Sergei asombrado -.
- Otro día, Sergei, otro día, - respondió el Maestro mientras se agachaba para lavar las manos en el río y se sumía en un profundo silencio.
Los dos discípulos se dieron cuenta, posaron sus cestos en tierra y se sentaron con respeto, dos pasos detrás del Maestro, comprendiendo que esa tarde no iban a necesitar los cojines del pequeño dojo ni tocarían el gong ni el tambor de madera.
Tampoco quemarían otro incienso que el del río que los llevaba.

José Carlos Gª Fajardo


Este texto pertenece a la serie 'Retazos Luna Azul', colección de cuentos orientales adaptados a nuestro tiempo